Hacer-hacer es mucho más difícil y costoso que hacer. Es más fácil trabajar como diez, que hacer trabajar a diez. La razón es sencilla. Cuando trabajas tú, basta con que estés sobre ti, dominando imaginación y sensibilidad, para centrarte en el estudio o trabajo que realizas; pero cuando pretendes que trabajen diez, el esfuerzo de observación y tenacidad se decuplica. Y como todos sentimos el peso muerto de una naturaleza tarada con el pecado original, rehuyendo sistemáticamente el esfuerzo, la mayoría de los que tratan de educar a la juventud se lanzan por el camino fácil y trillado del mínimo esfuerzo, de trabajar ellos como diez, en lugar de hacer trabajar a diez.

Un filósofo francés, Lavelle, ha dicho: «El mayor bien que hacemos a los demás no es comunicarles nuestras riquezas, sino descubrirlas las suyas». Esto es precisamente lo que se exige del jefe, sea sacerdote o laico. Tiene que dominar el arte de despertar y orientar las energías de los demás en orden a un quehacer colectivo.

Tomás Morales SJ (1908-1994)

Publicado por Equipo de Autores on miércoles, 15 de octubre de 2008
categories: | edit post

Laicos en Marcha 2014

Laicos en Marcha 2014
Getafe

Video - Profeta de Nuestro Tiempo

II Encuentro Laicos en Marcha

Video - I Encuentro Laicos en Marcha

Video - I Encuentro Laicos en Marcha
Madrid, mayo del 2009

Video - Hijos de la Libertad

PAX TV En Vivo

Libro - Profeta de Nuestro Tiempo

Libro - Alpinista del Espíritu

Hijos de la Libertad

Entradas populares