LAICOS EN MARCHA

Os vamos informando sobre noticias relacionadas con el Encuentro 'Laicos en Marcha' que tendremos el próximo 15 y 16 de marzo en Getafe.Uno de los platos fuertes del encuentro será la presentación que Abilio de Gregorio hará de su libro sobre la pedagogía de Abelardo de Armas. Completa la obra que realizó sobre la pedagogía del Padre Morales y nos presenta la persona de Abelardo de Armas como educador de los jóvenes.
A la vez los más jóvenes tendrán el testimonio de Juanjo Meleroque con guitara eléctrica en mano, nos dará su particular testimonio sobre Abelardo, su conversión y su trayectoria musical como músico cristiano.Todo un lujo que nos acercan a la persona y obra del Co-fundador de la Cruzada-Milicia de Santa María.

Leer más...
Publicado por Equipo de Autores on sábado, 15 de febrero de 2014
0 comentarios
categories: | | edit post

Hola amigos,

Para comunicarles que nuestra reunión de Laicos en Marcha la tendremos el próximo sábado 24 de noviembre,
la cita es en una de las aulas de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima (Jr. Carlos Bondy 700 - Pueblo Libre) de 4 a 6 pm, será un buen rato de reflexión y compartir de ideas para reforzar y profundizar en nuestra fe, incluye rato final de oración.

Nos vemos, es abierto a todos, pasen la voz.


-- 

Saludos,

Felipe.

Leer más...
Publicado por Equipo de Autores on lunes, 19 de noviembre de 2012
0 comentarios
categories: | | edit post


EL
CAMINO DE FORMACIÓN:
LA PALABRA Y LA VIDA
EN EL RECORRIDO FORMATIVO DE UN
INSTITUTO

FERNANDO
MARTÍN HERRÁEZ*
Director general del Instituto Secular Cruzados de santa
María


La Palabra y la vida entrelazadas

Nuestra experiencia a comienzos de este tercer milenio es la misma que sorprendió a los discípulos de Emaús aquella tarde del primer día de la semana: Jesús mismo se les
acerca, se pone a caminar con ellos, les explica las Escrituras, y les ali­menta con la Eucaristía.1 En la vida de cada uno de los miem­bros de los Institutos Seculares (IISS) se repite este acercamiento del Señor: después de llamarnos a compartir con Él la vida en medio del mundo, con paciencia
infinita, nos va enseñando gradualmente la profunda riqueza de nuestra voca­ción de consagrados seculares. En Cristo la formación y la vida cami­nan juntas.
Como señala el beato Juan Pablo II
en un memorable discurso a los Institutos Seculares: «podemos leer el Evangelio también para descubrirla pedagogía de Jesús, al dar a los discípulos la formación de base, la formación inicial (...) De esta
mira­da a Jesús y a su escuela viene la confirmación de una experiencia que tenemos todos: ninguno de no­sotros ha alcanzado la perfección
a la que está llamado, cada uno de no­sotros está siempre en formación, está siempre en
camino»2.

Siempre en camino

De la fuente del Evangelio brota el agua viva de la que se nutre la
for­mación. De hecho la reciente exhor­tación postsinodal Verbum Domini ha recordado que la vida consagra­da «nace de la escucha de la Palabra de Dios y acoge el Evangelio como su norma de vida - y recomienda que - nunca falte en las comunida­des de vida consagrada una forma­ción sólida para la lectura creyente de la Biblia».3 Ya Benedicto XVI
en su magnífico discurso a los miem­bros de los Institutos Seculares se­ñaló que el carácter secular de nuestra consagración pone de relie­ve «una relación profunda con los signos de los tiempos que estáis lla­mados a discernir, personal y comu­nitariamente, a la luz del
Evangelio", y concluyó que a juicio de personas autorizadas "precisamente
este dis­cernimiento es vuestro carisma».4 Pues bien, esta formación en el discernimiento ha de llevarse a cabo «mediante una familiaridad con la Palabra de Dios».5

Encontrar el camino en el laberinto

Ahora bien, la formación en los Institutos Seculares está sometida a múltiples retos. ¿Cómo encontrar el camino de formación en la tupi­da red de veredas que ha ido tejien­do la postmodernidad? El ritmo de vida de las sociedades actuales, la aceleración de los cambios en todos los niveles, el ambiente de relativis­mo, superficialidad y hedonismo que intoxica las relaciones humanas, dificulta la captación
adecuada de los signos de los tiempos y el discerni­miento de las prioridades en la esca­la de valores.6 Por otra parte la interculturalidad y la globalización, pre­sentadas por los medios de comuni­cación como modelos de vida alter­nativos, más adaptados a la vida actual, en contraste con la cultura cris­tiana, pueden desorientar a los miembros de los IISS hasta el pun­to de provocar crisis de identidad. Los IISS constatamos además que muchos de los jóvenes candidatos
carecen de una formación cristiana suficientemente sólida, derivada de la crisis de las formas educativas tradicionales.
Si a esto unimos la diversidad de profesiones y ocupaciones en la que se
desenvuelven los miem­bros de los
IISS, la dispersión y la falta de
tiempo, ¿cómo encontrar el camino adecuado de la formación? Teseo supo encontrar
el camino en el laberinto del minotauro gracias al ovillo que le facilitó Ariadna.
¿Exis­te un ovillo semejante en el
itinera­rio de formación de los
IISS? Pode­mos decir que sí, si no
perdemos de perspectiva que es
Cristo, el Cami­no, el que ha querido entrelazar su vida con la nuestra, y el que nos
lle­va de la mano en el
recorrido.

El recorrido formativo en un Instituto Secular

Configurar la propia vida a la de Cristo es el objetivo principal de toda formación.7
Una configuración por la práctica de los consejos evangélicos, que «exi­ge, ante todo, una educación funda­mental en la fe y en la oración, esto es, en esa relación personalísima con Dios, que sabe traducirse en una fiel adhesión a Él en todos los momentos del
día y que, al mismo tiempo, es rica
en presencia de los
hermanos y de toda la
creación».8 Este recorrido formativo va
dirigido asimismo al
desarrollo integral de la persona, según sus características
y sus
capacidades,9 y supone un cam­bio total de
mentalidad.10

Un sendero particular

El camino de formación en un IS discurre a través de paisajes pecu­liares, que configuran a menudo un panorama especialmente bello. Arranca de la teología de la Encar­nación,11 y se orienta al aprendizaje del «arte de buscar los signos de Dios en las realidades del mundo».12
Busca una formación «cuidadosa en las cosas humanas y divinas»,13 orientada hacia la vida, hacia una vida en medio de un mundo en constante progresión.
Es una formación que se introduce en la vida del consagrado secular a modo de fermento. Así como el miembro de un IS es fermento en la masa del mundo, así también la formación ha de ser un fermento que transforme la propia vida para la transformación del mundo. Dada la peculiaridad de la consagración
secular, la formación se esfuerza
en alcanzar una síntesis entre
elementos aparentemente opuestos,
como consagración y vida
secular,14 y entre formación co­mún y formación personalizada. El itinerario es realista, compatible tanto
con las características del propio IS, como
con las de sus miembros. Por ello
cuenta con la dispersión y con la
heterogeneidad
cultural y con el escaso
tiempo del que
disponen. Es también un itine­rario
personalizado, que tiene en cuenta la
personalidad del miembro en
formación,15 y el contexto vital en que vive, incluyendo sus relaciones con los demás, su formación perso­nal, sus deberes profesionales y so­ciales, y las posibilidades que ofre­ce su ambiente vital.16
En definitiva, el itinerario formati­vo ha de cuidar de la formación personal en un desarrollo
comuni­tario,17 y debe conducir a la auto-formación, de modo que los miembros en todo momento se sientan responsables de su
forma­ción,18 si bien atendiendo a las consignas formativas emanadas por el propio
Instituto.

Estadios de formación

El camino de formación se inten­sifica en el periodo inicial de for­mación, pero se prolonga toda la vida. En nuestro instituto se estruc­tura en cuatro etapas.
Etapa prevocacional (que deno­minamos precatecumenado). La formación aporta al simpatizante una introducción a la vida consa­grada, a la vida consagrada secular en particular, y al carisma de nues­tro Instituto. Esta formación está centrada en la
atención y segui­miento del mismo
por el guía espi­ritual - apoyado
por el responsable de formación
inicial- y se intensi­fica en
encuentros que denomina­mos
"Jornadas de profundización en el
carisma", coordinadas por el
responsable de formación
inicial.
Formación inicial (catecumenado o prueba inicial). En este periodo, que dura entre tres y cinco años, los
candidatos van participando
progre­sivamente, según su capacidad
y preparación, bajo la guía de un
formador-que suele ser el director
lo­cal- en la vida y en las actividades del Instituto, poniendo particular atención
a la vida espiritual y al apostolado propio
del Instituto (Constituciones
13). En este perio­do cobran
especial importancia las relaciones
interpersonales y los en­cuentros
de formación.19
Incorporación temporal (neofitado). La formación va dirigida espe­cialmente a la personalización del carisma. Según nuestra
experiencia, es conveniente prolongar los encuen­tros formativos también a esta etapa, para favorecer la transición de una formación más guiada, - propia de la etapa inicial -, a la
autoformación, ca­racterística de la siguiente etapa.
Incorporación perpetua (martiriado). Es la formación permanente. Es una formación personal y colectiva. Las funciones de ésta, como esta­blece la SCRIS, son múltiples: «inten­ta colmar las inevitables lagunas de las primeras fases; constituye una ayuda indispensable para una actualización continua, en el discer­nimiento de los verdaderos valores y en una lectura acertada de los sig­nos de los tiempos; permite supe­rar los momentos de cansancio, de­bidos a una vida intensa, al aisla­miento, a la edad o a otra circuns­tancia; mantiene el esfuerzo
constante de renovación espiritual, di­rigido a impedir que se debilite la fidelidad total y creciente incluso cuando llegaran a faltar el ímpetu y el entusiasmo de los comienzos. Hace que
estemos atentos a las nuevas
exigencias que puede tener la
presencia apostólica».20

Modalidades de formación

El itinerario formativo se recorre a través de distintas modalidades. En primer lugar, se programan en­cuentros específicos de formación, particularmente durante la forma­ción inicial. En ellos participa el mayor número de "profesores" po­sible, tanto del propio instituto como colaboradores. Se designan además tutores de formación, entre los miembros del Instituto con ma­yor nivel de formación.
De forma complementaria se pro­graman actividades de formación en el marco de convivencias regiona­les o generales.21 Pero
principal­mente la formación se centra en la relación estrecha con los
formadores, sobre todo con el director local, ya que la formación más importan­te es la que se vive día a día. La relación con los formadores ad­quiere formas diversas. Como co­menta la SCRIS, puede ser median­te «coloquios periódicos, relaciones escritas, correspondencia regular. Ahora bien, es muy conveniente que el formador no se limite a estas relaciones, sino que busque en­contrara la persona en formación en los momentos ordinarios de su
vida; que conozca el
ambiente de procedencia para captar mejor
de­terminados aspectos
de su persona­lidad y
su modo de relacionarse con la realidad y con los demás.
Son ocasiones que
ayudan a indivi­duar
mejor las líneas pedagógicas idóneas para ayudar a la persona a
que descubra,
desarrolle y afiance el sentido del compromiso
y de la responsabilidad
personal»22
Además de estos medios de forma­ción bien establecidos, el Instituto cuenta con otros medios de forma­ción entre los que cabe incluir la confidencia filial con los directores, la dinámica de la dirección espiri­tual, la vida de familia y los colo­quios. Abarca además «los ejercicios
espirituales, los retiros
periódicos, la liturgia y los
sacramentos, la au­dición personal y comunitaria de la Palabra de Dios, la meditación dia­ria, el intercambio de experiencias de fe, la reflexión individual y de grupo sobre las Constituciones».23
Dada la dispersión de los
miembros, y las dificultades que
suelen existir para llevar a cabo
encuentros de formación - sobre todo de candida­tos de Europa y América -, son útiles
también los medios escritos: cartas,
circulares, página web, la revista
del Instituto, etc. Por último hay
que se­ñalar también los medios de
forma­ción externos al Instituto,
tales como Facultades de Teología, u
otras Instituciones de formación,
así como la asistencia a jornadas o
cursos genéricos o
especializados.

Ámbitos de formación

Las dimensiones de la formación son múltiples, ya que abarcan toda la persona, e integran una forma­ción teórica y práctica, intelectual y vivencial. La formación se estructu­ra en cinco ámbitos: teológico, an­tropológico, formación en el carisma del Instituto, espiritualidad, y mi­sión, que pretenden distintos obje­tivos en función del estadio de formación del miembro. La formación en la secularidad cobra una gran im­portancia «entendida no solo como condición social, sino también como un valor que entra en el esti­lo de vida, en el seguimiento de los consejos evangélicos y en la realiza­ción del compromiso apostólico (...) como modo de vivir la vocación específica en el mundo y para el mundo; pero también de una forma­ción para la valentía, para la audacia apostólica, para la voluntad de una preparación mejor, para no ceder nunca al respeto humano»,24 y en ella se incluye la formación en la di­mensión profesional, para que cada miembro sea cada día más
compe­tente en el ejercicio de su profesión. En definitiva, el Instituto vela para que cada miembro adquiera la for­mación personal que necesita para responder a la llamada en el Insti­tuto y para realizar su propia misión.

Caminando en cordada

Pablo VI,
en una imagen utilizada también por Benedicto XVI,
calificó la vida de los miembros de los IISS como la propia de alpinistas
del espíritu.25 Ahora bien, los alpinistas, cuanto más difícil es el camino, más unidos van en la cordada. Esa es la experiencia de la formación permanente: se trata de unir a
los miembros y de facilitar los medios para que el programa de formación se adapte a las circunstancias tanto del Instituto como de los miembros. El Responsable de Formación Per­manente es el coordinador y dinamizador del Plan de Formación,
ayudado por una comisión de for­mación, integrada además por el responsable de Formación Inicial y cinco responsables de áreas temáti­cas. Los responsables de área se encargan de seleccionar los tutores para hacer el seguimiento del plan de formación, de seleccionar docu­mentos
de lectura, de elaborar las guías de
lectura y las actuaciones ne­cesarias (seminarios, guías para los coloquios, etc.) para hacer efectivo el
plan de formación en su área, y por último,
de proponer ponentes especialistas
de los temas previstos. El plan de
formación permanente se aplica a su
vez en tres niveles, que no afectan
por igual a todos los miem­bros:
formación común, formación personalizada de profundización y formación de especialización.
Comentaremos algunos rasgos de cada una de ellas. La formación co­mún se estructura en planes triena­les,
de modo que a lo largo de los tres años
queden cubiertos todos los ámbitos
de formación.
Para cada año se elige un tema orientador. Se procura que los
te­mas a tratar sean de actualidad,
aprovechando documentos
impor­tantes,
efemérides y cuestiones candentes de opinión
pública que requieran profundización. La
forma­ción se dirige a los miembros
de in­corporación perpetua, y se
desarro­lla a través de la
elaboración y dis­tribución de
guías de lectura de do­cumentos
recomendados, así como de
seminarios o coloquios de pues­ta en
común de las reflexiones so­bre las
lecturas, aprovechando en la medida
de lo posible los encuen­tros de
convivencias programados a lo largo
del año.
Por último también abarca confe­rencias, seminarios y mesas redon­das de presentación de temas, que se celebran en convivencias regio­nales y generales. Además de la for­mación común, se elabora a princi­pios de cada curso una relación de posibles temas de formación. Cada miembro elige los temas que cree oportunos, teniendo en cuenta su nivel de formación, vocación propia, disponibilidad y otras circunstancias personales. Es la denominada for­mación personalizada. Los directo­res locales llevan el seguimiento
de este plan de formación. En la medida de lo posible se faci­litan tutores para asesorar en la personalización del tema o temas ele­gidos. Teniendo en cuenta el núme­ro de miembros que trabajan un mismo tema, se facilitan actividades comunes de formación en Convivencias Generales o Regionales.
Finalmente, la formación de especia­lización se centra principalmente en la elaboración de pequeños ensayos de profundización (sobre todo en temas relacionados con el carisma), orientados a la prepara­ción de
publicaciones. No obstan­te, para
esta formación de especialización se
anima a que los miem­bros que
puedan cursen enseñan­zas regladas
en Ciencias Religiosas, Teología y
otros estudios de especialización en centros
oficiales.

El recorrido formativo

El camino formativo nunca acaba, porque es particularmente exigen­te: un cambio de mentalidad pro­fundo, una identificación más y más plena con Cristo. Por ello «ningún miembro debe contentarse con la formación alcanzada, tanto en las disciplinas sagradas como en las temporales» (Constituciones 20). Además, la transformación del mundo exige de los miembros de los IISS una capacitación cada vez más plena de modo que «serán to­dos eficaces para la Iglesia y para el
mundo que santifican desde dentro
y por los medios del mundo, en la
medida en que sean
competen­tes»
(idem).
Es un recorrido exigente, sí, pero que llena de entusiasmo, porque
consiste en un encuentro y en una transformación cada vez más plena en Cristo. Nos ocurre como a los discípulos de Emaús, cuando se les abrieron los ojos y le reconocie­ron: “se decían uno al otro: «¿no ardía
nuestro corazón mientras nos hablaba por el
camino y nos expli­caba las
Escrituras?». Y levantándose en el momento se volvieron a Jerusalén y contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo ha­bían reconocido al partir el pan”.26
El fruto de este itinerario
formati­vo, «lo que nos ha pasado
por el ca­mino», es el encuentro
con Cristo, que se nos da en las
Escrituras y en la Eucaristía. Es
un encuentro que va transformando
nuestro cora­zón en lo más profundo
de nues­tro ser y le hace arder, y empren­der el camino de regreso al
mun­do y a los hermanos, llenos de
va­lentía para contar a todos esta
ex­periencia
transformadora.

NOTAS
1Lc24,
15ss.
2
JUAN PABLO II al Congreso Mundial de II SS, 1984
3
Verbum Domini 83.
4
Benedicto XVI,
Discurso a los Institutos Se­culares con motivo del 60
aniversario de la Constitución Apostólica Provida Mater
EccIesia, 3.2.2007.
5
Verbum Domini, n 84.
6
Cf Sacrada Congregación para los Religio­sos y los Institutos Seculares (SCRIS),
La for­mación en los Institutos Seculares, 1980.
7
Cf Vita Consecrata, nn 69-70.
8
SCRIS 1980, op. cit.
9
ídem.
10
Cf Benedicto XVI, 2007,
op. cit.
11
“Lo que hace
que vuestra inserción en las vicisitudes humanas constituya un lugar teológico es el misterio de la Encarnación" (Benedicto XVI, 2007,
op. cit)
12
Vita consecrata
68.
13
Perfectae
caritatis 11.
14
Cf. SCRIS 1980, op. c/f.
15 "Es decir, el conjunto de sus capacidades y de sus límites, así como también el
nivel de desarrollo al que, por la formación ya re­cibida o no recibida anteriormente,
haya po­dido llegar" (SCRIS 1980, op cit).
16 Cf SCRIS 1980, op.cit.
17
"Así pues, la formación deberá ser perso­nal en una integración comunitaria: el
cre­cimiento de la persona depende también de la capacidad de permanecer, en los
distintos sectores de la vida, en una relación profun­da con los demás, y del
desarrollo del sen­tido de fraternidad y de real comunión
den­tro del Instituto,
entendido como comuni­dad reunida por Cristo" (SCRIS 1980, op. cit).
18
La formación "debe ser querida y asumi­da activamente por la
persona (...) Una
formación en la que uno se limitara a recibir sería estéril" (SCRIS 1980, op.cit).
19
Cf SCRIS 1980, op. cit.
20
SCRIS 1980, op. cit.
21
Cf SCRIS 1980, op. cit
22
SCRIS 1980, op. cit.
23
ídem.
24 ídem.
25
pablo VI, 26.9.1970; Benedicto
XVI, 3.2.2007.26 Lc31ss.

Leer más...
Publicado por Equipo de Autores on lunes, 13 de febrero de 2012
0 comentarios
categories: | | edit post

Al contrario de lo informado por Ecclesia

La Junta Mayor de los Cruzados de Santa María realizó unas elecciones válidas

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=10882

La Junta Mayor de los Cruzados de Santa María, celebrada en octubre de 2011 bajo la presidencia de su Comisario Pontificio, realizó unas elecciones válidas, y no fueron suspendidas por la Santa Sede, tal y como se apuntó desde Ecclesia. A solicitud de la Junta, el Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, confirmó posteriormente a Mons. Cerro como Comisario Pontificio. Y éste, en noviembre, delegó el gobierno ordinario del Instituto en Fernando Martín, relegido en la Junta como Director General.

08/01/12 8:26 AM | Imprimir | Enviar

(InfoCatólica) Recientemente la revista ECCLESIA (10-XII-2011) publicaba la siguiente noticia:

"Monseñor Cerro sigue como comisario pontificio de los Cruzados de Santa María. La Santa Sede mantiene al Obispo de Coria-Cáceres al frente de este instituto secular y suspende las elecciones de su junta mayor llevadas a cabo en octubre [de 2011] en la capital cacereña".

La noticia, a pesar de ser dada por un medio bien informado, no se ajustaba ni en el título ni en su texto completo a las informaciones que InfoCatólica había publicado sobre el asunto. Y hechas las averiguaciones precisas, hemos comprobado que la información recibida por ECCLESIA en esta ocasión no era exacta.

La Junta Mayor que el Instituto Secular Cruzados de Santa María celebró en Cáceres el pasado 9 de octubre, convocada y presidida por su Comisario Pontificio, Mons. Francisco Cerro Chaves, en cumplimiento de lo determinado por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica en su Decreto de 1-XII-2010 y 6-XII-2010, reeligió a Fernando Martín Herráez como Director General del Instituto.

Días después, el 20 de octubre, el Comisario Pontificio y el Director General visitaron en Roma la Congregación citada para informar al Sr. Prefecto de los resultados de la Junta y para solicitarle, por deseo expreso y unánime de dicha Junta, que Mons. Cerro continuara como Comisario Pontificio, hasta que se normalizara la situación generada por un grupo que, habiendo salido de la Cruzada, tramitaba la fundación de un Instituto nuevo.

La solicitud de los Cruzados de Santa María fue acogida por el Sr. Prefecto, que en decreto del 16 de noviembre determinó que "para evitar toda tergiversación este Dicasterio confirma a S. E. Mons. Francisco Cerro Chaves en su encargo de Comisario Pontificio, con todas las facultades indicadas en el Decreto de nombramiento". Esto implica que continúa asumiendo el gobierno del Instituto Cruzados de Santa María, así como las facultades que el derecho atribuye al Ordinario de la Sede Principal del Instituto. Pero ese decreto en modo alguno suspende las elecciones de la Junta Mayor del 9 de octubre.

Finalmente, en documento fechado el 30 de noviembre, el Comisario Pontificio, ejerciendo la autoridad propia de su cargo, delegó las funciones del gobierno ordinario del Instituto Cruzados de Santa María en Fernando Martín Herráez, reelegido en la Junta citada como Director General.

 


Leer más...
Publicado por Equipo de Autores on domingo, 8 de enero de 2012
0 comentarios
categories: | | edit post

GRAN VIGILIA DE LA INMACULADA

¡María, puerta de la fe, estrella de la misión!

 

Miércoles 7 de diciembre

8 p.m. – 10 p.m.

Iglesia de la Encarnación (MM. Agustinas), Av. Brasil 1778 (Cruce con Bolívar) Pueblo Libre

 

Comprende el rezo del Rosario (comentado en sus cinco misterios por cinco laicos),  lecturas y canciones marianas, sacramento de la confesión y Santa Misa

 

Busca movilizar a los laicos a través de la Inmaculada. Se quiere colocar su imagen en oficinas, tiendas, colegios, en la calle para contribuir a crear un ambiente limpio, espiritual. Otro objetivo es llevar a los jóvenes a Cristo (confesión, comunión) a través de la Virgen. Un paso más es suscitar nuevos cristianos y nuevos militantes. Se presenta en el volante el significativo texto de Benedicto XVI en la fiesta de la Inmaculada del 2010:

El misterio de la Inmaculada Concepción es fuente de luz interior, de esperanza y de consuelo. En medio de las pruebas de la vida, y especialmente de las contradicciones que experimenta el hombre en su interior y a su alrededor, María, Madre de Cristo, nos dice que la Gracia es más grande que el pecado, que la misericordia de Dios es más potente que el mal y sabe transformarlo en bien...La Sagrada Escritura nos revela que en el origen de todo mal se encuentra la desobediencia a la voluntad de Dios, y que la muerte ha dominado porque la libertad humana ha cedido a la tentación del Maligno. Pero Dios no desfallece en su designio de amor y de vida: a través de un largo y paciente camino de reconciliación, ha preparado la alianza nueva y eterna, sellada con la sangre de su Hijo, que para ofrecerse a sí mismo en expiación "nació de mujer" (Gálatas 4, 4). Esta mujer, la Virgen María, se benefició de manera anticipada de la muerte redentora de su Hijo y desde la concepción quedó preservada del contagio de la culpa. Por este motivo, con su corazón inmaculado, nos dice: confiad en Jesús, Él os salva.

(Benedicto XVI, 8 diciembre 2010)

 

El presente año se dedica especialmente a pedir por la convocatoria del Papa con motivo de los 50 años del comienzo del Concilio Vaticano II, "Puerta de la fe", que quiere dedicar el año a la fe y por eso se elige a María como "puerta de la fe". Se tiene también en cuenta la gran misión de Aparecida y por ello "Estrella de la Misión".

 

Presidirá la celebración Monseñor Adriano Pacífico Tomasi, obispo auxiliar de Lima. La alocución del laico estará a cargo de José Antonio Benito.

Secundando una iniciativa del Siervo de Dios P. Tomás Morales, S.J., en Madrid, se quiere tributar un homenaje a la Inmaculada en la víspera del gran día de su fiesta

Están invitados cordialmente todos los fieles. La entrada es libre

 

Organiza: Milicia de Santa María

Mayor información: 2618601, http://www.miliciadesantamaria.pe/


Leer más...
Publicado por Equipo de Autores on martes, 22 de noviembre de 2011
0 comentarios
categories: | | edit post

Laicos en Marcha 2014

Laicos en Marcha 2014
Getafe

Video - Profeta de Nuestro Tiempo

II Encuentro Laicos en Marcha

Video - I Encuentro Laicos en Marcha

Video - I Encuentro Laicos en Marcha
Madrid, mayo del 2009

Video - Hijos de la Libertad

PAX TV En Vivo

Libro - Profeta de Nuestro Tiempo

Libro - Alpinista del Espíritu

Hijos de la Libertad

Entradas populares